Vientos y maderas

Toundra en Valencia. Gran sensación, ánimo estupendo. Vientos y maderas. 400 personas en la sala, a lo sumo. Toundra son Esteban, Alberto, Macón y Alex. Un programador, un asesor, un mánager y un abogado.

Son una experiencia extraña. Música instrumental, los restos del baño de ruido y sonidos duros en los que ha evolucionado la composición musical desde su etapa clásica. Tienen también algo de medieval: guiños mitológicos en los títulos y una personalidad barroca.

El comentario es tópico pero es una prueba indiscutible de calidad: cada escucha descubre un matiz. En sala explotan y, entre el caos, se ciñen a una armonía singular, nunca antes registrada. Si el concierto no dejara pausas, las transiciones permitirían un diálogo ininterrumpido, precioso y naturalísimo.

Tal vez la gira no les sea rentable. Tocan como si perdieran dinero, que es más peligroso que perder sudor y más efectivo que una gira millonaria.