Presentador premiado

No existe visionario capaz de reducir la duración de la gala de los premios Goya. 3 horas 49 minutos en 2015. Cuando se necesitaba frescura, Alex O´Dogherty en estado lento. A la una de la mañana, un sucedáneo de concierto de Miguel Poveda. A la ilusión inicial siempre acompaña una sospecha de endogamia, el reflejo de una industria que ha conseguido concentrar en un espectáculo de audiencia masiva un lobby potente para reclamar y reivindicar. Aderezado, además, con la gracia cómplice de Dani Rovira. Su triunfo es doble: presentar la gala mejor que su antecesor y ganar el Goya al Actor Revelación o, vista la presencia mediática, arrebatárselo a Jesús Castro.
Continuar leyendo...