Festival de desierto y playa

Cuando lo vimos desde el coche empezamos a especular sobre el nombre del escenario Las Palmas. Yo opté por las islas por exóticas pero alguien sentenció que era por el desierto y todos tragamos saliva. “Prefería Maravillas“, y me hundí en el asiento. Teníamos que trasladar la jaima de Gadafi hasta la zona de acampada. La jaima de Gadafi es un banco canadiense ya jubilado. Las instrucciones indican que su capacidad es de 5 personas pero hemos llegado a estar dentro 7 alegres y el cuadro oficial de mi comunión. Acordamos que el último día la patearíamos hasta que se desintegrara si con un poco de suerte no se incendiaba antes.
Continuar leyendo...