El deporte es liberal

Todo es política: el deporte es liberal. La competición, hay que practicarla para comprobarlo, desarrolla un sistema de esfuerzo- recompensa. Superarse debería superarse solo uno a sí mismo pero es siempre más efectivo cuando hay un rival a la altura. En ‘Whiplash’, el profesor Fletcher obliga al protagonista Andrew a competir por la batería titular contra un músico más mediocre. Andrew se enfada. Tiene talento pero no sabe competir.

También hay incentivos. Como cuando Moh Farah tropezó en la final olímpica de 10 KM y se levantó último y terminó primero. O en un partido de tenis: la respuesta a un golpe con mucho ángulo suele ser un ángulo más difícil todavía.